La Poesía * (por Octavio Paz)


Llegas... silenciosa, secreta... y despiertas los furores, los goces y esta

angustia que enciende lo que toca y engendra en cada cosa una avidez

sombría...
avidez que sólo en la sed se sacia... llama que todos los labios

consume,
espíritu que no vive en ninguna forma más hace arder todas

las formas...


Pobre mi amor
creíste
que era así
no supiste.
Era más rico que eso
era más pobre que eso
era la vida y tú
con los ojos cerrados
viste tus pesadillas
y dijiste
la vida.